EL RBOL QUE NO TENA HOJAS

 

En el patio de un colegio haba un rbol que no tena hojas. l nunca haba visto otro rbol y no saba que los rboles tienen que tener hojas.

Pero un da oy decir a los nios del colegio: "Vaya rbol! Qu feo es! Ni siquiera tiene hojas! No sirve para nada!"

Entonces el rbol se puso triste porque se dio cuenta que era feo. Y empez a llorar.

De pronto se acord de que el sol era muy poderoso y, llamndole, le dijo: "Sol, t que eres tan poderoso, puedes darme hojas?"

El sol le contest: "Yo no puedo dar hojas a los rboles. Vete t a buscarlas".

El arbolito dijo que l no poda ir a ningn sitio porque tena los pies clavados en el suelo. T no te has dado cuenta, sol, que los rboles siempre estamos en el mismo sitio?

Otro da dijo el viento: Viento, t que eres tan poderoso, podras darme unas poquitas hojas?

El viento le contest: "Yo lo que s que hago es quitarles las hojas a los rboles, pero no se las puedo poner porque no s."

Pas la lluvia y el rbol le dijo: "Seora lluvia, mis pies estn clavados en el suelo, Puedes traerme algunas hojas para adornar mis ramas?"

Y la lluvia le contest: 'Yo no puedo traerte hojas, yo slo s llorar. Voy a llorar por ti." Y las lgrimas de la lluvia regaron el patio del colegio.

El arbolito se qued sin hojas y ms triste que nunca que ni el sol, ni el viento, ni la lluvia le haban podido ayudar.

Qu desgraciadlo soy! Ya nadie podr ayudarme!, deca el arbolito.

Pero un da dijeron los nios del colegio: "Vamos a adornar el rbol del patio!"

Trajeron papel de colores; rojo, azul... lo cortaron en pedacitos. Lo fueron pegando en las ramas del arbolito. Al cabo de un rato, el arbolito qued lleno de hojas de todos los colores.

El arbolito ya no lloraba. Era feliz.

Los nios del colegio, al verle tan contento y tan bonito, se pusieron a jugar al corro agarraditos de la mano. Mientras el sol les calentaba y el viento mova las hojas de colores y la lluvia les miraba desde lejos para no estropear aquel espectculo tan bonito.